¿qué tipos de tarima de madera existen y cuál es el mejor de todos?

Si estás pensando en cambiar o renovar el suelo de tu hogar, la tarima de madera es la elección perfecta si buscas un suelo de madera natural, renovable y ecológico. Este piso es tan versátil que encontrará una gran variedad de estilos y combinaciones en el mercado, lo que puede dificultar la elección.

Los suelos laminados, gracias a su facilidad de manejo y un sinfín de acabados, nos permiten conseguir los resultados que siempre hemos soñado. Además de que estos suelos son los que nos permiten personalizar nuestros suelos tanto como queramos. Podemos elegir el pavimento por tipo de dureza, naturaleza, estética e incluso resistencia.

Elegir el tipo de suelo laminado no es fácil, lo primero que se recomienda en estos casos es conocer todas las posibilidades que existen para los distintos tipos de suelo para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus capacidades.  Un ejemplo de ello es la tarima de madera maciza, este suelo se caracteriza por tener los pedestales de madera maciza están hechos de piezas de madera aserradas y atadas. Por lo que se puede decir que este suelo es uno de los más exclusivos, duraderos y ecológicos que se pueden encontrar. Y finalmente se podrían comentar los suelos de madera multicapa que está fabricada a partir de 3 capas de diferentes materiales.

Que debes saber antes de instalar la tarima de madera en tu hogar

Hay muchos estilos diferentes de suelos de madera, y no todos se pueden colocar de la misma manera. Algunos ejemplos son la tarima de madera sobre rastreles, podría decirse que esta es la forma más tradicional de instalar pisos laminados. Este tipo permite la instalación de suelos de madera en interiores y exteriores. Luego existe la opción de instalar el suelo de madera encolado, esta instalación consiste en pegar la base de madera al suelo con algún tipo de cola o adhesivo. Esta es la mejor opción si se requiere un montaje complejo con dibujos o figuras geométricas. Para que la colocación del suelo se pueda hacer es muy importante que el sustrato esté limpio, suficientemente duradero y nivelado.

Es cierto que en los últimos años muchos clientes han decidido apostar por la calefacción radiante, un sistema de calefacción instalado bajo el bordillo, por su eficiencia y porque queda completamente cubierto. Aunque hay muchos mitos que dicen que la tarima de madera es incompatible con este tipo de calefacción, pero no es así. Se ha demostrado que estos suelos se pueden utilizar siempre que se tenga en cuenta el tipo de material elegido y el tipo de montaje del suelo.

Todo lo que necesitas saber sobre la tarima de madera

En el proceso de la reforma de una estancia es importante tener las ideas claras sobre lo que se quiere y muchas veces nos encontraremos con una gran variedad de opciones en el mercado que nos hacen dudar, lo mismo pasa con la tarima de madera, ya que, en el mercado actual la puedes encontrar varios tipos de madera con el que se puede fabricar una tarima de madera; un ejemplo de ello es el Pino que es un material muy económico, muy utilizado en los suelos y posé grandes virtudes como los buenos acabados que presenta una vez instalada la tarima, pero hay que tener en cuenta que es una madera muy blanda, otro tipo de madera que está teniendo muy buena aceptación en el mercado es la de Roble que destaca por su resistencia y dureza.

En las viviendas los mejores lugares para instalar una tarima de madera siempre son estancias donde haya más movimiento, lugares como habitaciones o pasillos sufren mucho desgaste por lo que instalar una tarima puede ser mejor que instalarlo en lugares como los baños o cocinas donde las humedades pueden afectar negativamente a la calidad de la madera.

Por otro lado, se puede comentar el uso de la madera de Cerezo que se identifica por su color morrón rojizo y muy fácil de trabajarla, aunque no es la más económica de esta lista por su dificultad de encontrarla y es necesario un mantenimiento específico para poder conservar su color particular, así mismo otra madera muy conocida es la de Arce que sus tonalidades son muy claras y resistente cuando se debe de aplicar algún tinte. Aunque hay otros tipos de madera menos conocidos como el Ipe o Teca que son maderas tropicales que se emplean en los exteriores de los hogares y sus tonalidades son muy particulares por sus colores amarillos a marrones rojizos. Y el mantenimiento para la tarima de madera suele ser la pasada de una fregona con productos que no dañen la madera.

Los beneficios que aportan las tarimas de madera frente a otros tipos de laminados

Para empezar la tarima de madera es un elemento ecológico y respetuoso con el medio ambiente, sus diferentes tonalidades lo hacen un material muy estético, por esto mismo se emplean en estancias  que tengan una decoración más clásica, como se ha mencionado anteriormente es muy resistente con el que le proporciona una larga vida, en el caso de que se deteriore siempre existe la posibilidad de repararlo. Y finalmente hay que destacar su gran resistencia a los cambios de temperatura y para los clientes andar sobre una tarima de madera es muy cómodo.

La tarima de madera, características y ventajas

Una de las opciones más elegantes a la hora de equipar el hogar con un tipo de suelo, son los siempre confortables suelos de madera laminada, que proporcionan un ambiente hogareño y distinguido a la decoración de la vivienda. Por ello, en cada vez más hogares se pueden observar suelos formados por una tarima de madera.

Se trata de un tipo de suelo de madera grueso, formado por laminas de una mayor dimensión en longitud que en amplitud, que puede colocarse encolada al pavimento o colocada sobre unos rieles, clavados o encolados al suelo y que permiten nivelarlo sin necesidad de grandes obras.

La instalación de este tipo de tarima es mucho más sencilla y rápida ya que las piezas se unen entre si mediante encolado o mediante un sistema de click and lock.Shortcode

Por otro lado, las tarimas encoladas directamente en el suelo tienen una mayor capacidad de amortiguamiento, así como un mayor aislamiento térmico, ofreciendo mayores beneficios en ese sentido para reducir el gasto energético del hogar.

La tarima de madera puede estar formada únicamente por madera maciza o por distintas capas en que se combinan diferentes tipos de madera, lo que permite adaptarlas a las necesidades del hogar en que se instalen, usando por ejemplo maderas más resistentes a la humedad en caso que sea necesario.

Las tarimas que no están encoladas al suelo, también nombradas tarimas flotantes, permiten, lógicamente, realizar reparaciones de manera mucho más sencilla que aquellas que se encolan directamente al suelo, ya que el pavimento no queda comprometido en su instalación.

Tarimas de interior

LA TARIMA DE MADERA PUEDE SER ENCOLADA AL SUELO O FLOTANTE

La tarima de madera permite además una gran personalización debido a la variedad de colores que ofrecen los distintos tipos de madera de que puede estar compuesta, como madera de roble, madera de nogal, madera de castaño, madera de pino o madera de haya, ofreciendo además así una gran variedad de opciones para adaptar el suelo a la decoración del hogar.

Aparte de la gran cantidad de beneficios que ofrecen las tarimas, se trata de un tipo de suelo que, pese a requerir unos cuidados o unos mantenimientos habituales para que no pierda su esplendor ni su su brillo, realizados habitualmente por operarios especializados y cualificados de las empresas del sector, gozan de una resistencia y durabilidad que les permiten tener una larga vida útil.

La tarima de madera es, por lo tanto y por méritos propios, una magnífica opción para los suelos de viviendas y domicilios, debido a las grandes virtudes y beneficios que aporta, así como la gran capacidad de personalización y adaptación que aporta a los clientes que confían en este tipo de suelo para sus hogares.

La tarima de madera, una solución elegante y eficaz para los jardines domésticos y públicos

Pocas cosas hay que combinen con tanta gracia y armonía que la madera y los jardines.

Es normal que eso suceda, pues la sensación que nos transmiten los jardines es, además de una gran paz y tranquilidad, una cercanía al entorno natural, en contraposición con las modernas estructuras construidas en el resto de la vivienda.

Por ello, la madera no hace más que reafirmar esa sensación primaria, esas raíces naturales y sencillas de pertenencia y unión con el medio natural, que hace que agradezcamos la sencillez y tranquilidad que nos transmite.

Cuando uno se plantea como implementar la madera en el exterior, lo más normal es que se decante por una elegante y útil tarima de madera.

Las tarimas son un tipo de suelo característicamente grueso, formado por tablas alargadas que crean una estructura maciza, que soporta bien el peso y los golpes.

Suelen estar compuestas por más de una capa, siendo la capa de la superficie de uso, la que pisamos, habitualmente hecha de algún tipo de madera noble y gruesa. Encima de esta, al tratarse de un elemento que se suele encontrar en el exterior, habitualmente en jardines, encontramos una capa de barniz protector.

Los suelos de tarima nos permiten delimitar espacios con clase

Mientras que los suelos de parquet acostumbra a estar hecho de un mismo tipo de madera, la tarima de madera puede estar compuesta por planchas de diferentes tipos de madera maciza combinadas.

Se trata de un elemento realmente agradable y agradecido con el entorno en el que se encuentra, combinando de maravilla en todo tipo de jardines, a los que les otorga un toque personal eficaz y decorativo, dotando dicho jardín de un elemento que aporta clase sin ser agresivo con el entorno.

La tarima de madera es una solución perfecta para todo tipo de pasarelas y suelos en exterior, que nos permite además ubicar y diferenciar los distintos espacios funcionales que deseemos marcar en la superficie del jardín, siendo el resultado un espacio perfectamente delimitado pero a la vez armónico con el resto.

Cada vez más gente aprecia este tipo de estructuras a la hora de diseñar su espacio de jardín, siendo cada vez más populares y encontrándose en la mayoría de espacios exteriores de domicilios modernos, que cuidan con detalle y mimo el acabado estilístico de dichos espacios.

Sin duda se trata de una magnífica opción que permitirá que el transitar por tales jardines sea mucho más cómoda y agradable, reforzando esa sensación de paz y tranquilidad.

La tarima de madera es, por lo tanto, un elemento útil, una solución eficaz y un elegante añadido para nuestros jardines.