La tarima de madera, características y ventajas

Una de las opciones más elegantes a la hora de equipar el hogar con un tipo de suelo, son los siempre confortables suelos de madera laminada, que proporcionan un ambiente hogareño y distinguido a la decoración de la vivienda. Por ello, en cada vez más hogares se pueden observar suelos formados por una tarima de madera.

Se trata de un tipo de suelo de madera grueso, formado por laminas de una mayor dimensión en longitud que en amplitud, que puede colocarse encolada al pavimento o colocada sobre unos rieles, clavados o encolados al suelo y que permiten nivelarlo sin necesidad de grandes obras.

La instalación de este tipo de tarima es mucho más sencilla y rápida ya que las piezas se unen entre si mediante encolado o mediante un sistema de click and lock.Shortcode

Por otro lado, las tarimas encoladas directamente en el suelo tienen una mayor capacidad de amortiguamiento, así como un mayor aislamiento térmico, ofreciendo mayores beneficios en ese sentido para reducir el gasto energético del hogar.

La tarima de madera puede estar formada únicamente por madera maciza o por distintas capas en que se combinan diferentes tipos de madera, lo que permite adaptarlas a las necesidades del hogar en que se instalen, usando por ejemplo maderas más resistentes a la humedad en caso que sea necesario.

Las tarimas que no están encoladas al suelo, también nombradas tarimas flotantes, permiten, lógicamente, realizar reparaciones de manera mucho más sencilla que aquellas que se encolan directamente al suelo, ya que el pavimento no queda comprometido en su instalación.

Tarimas de interior

LA TARIMA DE MADERA PUEDE SER ENCOLADA AL SUELO O FLOTANTE

La tarima de madera permite además una gran personalización debido a la variedad de colores que ofrecen los distintos tipos de madera de que puede estar compuesta, como madera de roble, madera de nogal, madera de castaño, madera de pino o madera de haya, ofreciendo además así una gran variedad de opciones para adaptar el suelo a la decoración del hogar.

Aparte de la gran cantidad de beneficios que ofrecen las tarimas, se trata de un tipo de suelo que, pese a requerir unos cuidados o unos mantenimientos habituales para que no pierda su esplendor ni su su brillo, realizados habitualmente por operarios especializados y cualificados de las empresas del sector, gozan de una resistencia y durabilidad que les permiten tener una larga vida útil.

La tarima de madera es, por lo tanto y por méritos propios, una magnífica opción para los suelos de viviendas y domicilios, debido a las grandes virtudes y beneficios que aporta, así como la gran capacidad de personalización y adaptación que aporta a los clientes que confían en este tipo de suelo para sus hogares.